Masaje Balines

En las islas de Indonesia y especialmente en Bali existe una larga tradición de masajes relajantes con aceites (especialmente de sándalo, jazmín y salvia) que pueden servirnos como el mejor antiestrés posible, ya que, el masaje balines, se aplica en todo el cuerpo con una presión media/alta con movimientos manuales lentos que favorece la relajación y disuelve la tensión de los tejidos profundos.

El masaje balinés se suele utilizar como un complemente perfecto para terapias en contra del insomnio y otras alteraciones del sueño. Por otro lado, favorece la correcta circulación de la sangre fomenta la hidratación de la mucosa ocular y nasal, aumenta la atención, relaja los músculos de todo el cuerpo y alivia diversos dolores musculares. También funciona como un adjunto de ciertos tratamientos adelgazantes, debido a que favorece la reabsorción de grasas sin dejar de mencionar que disminuye en gran medida la presencia de celulitis en las mujeres, beneficiando el sistema linfático.

Con respecto a la piel, el masaje balinés retarda la aparición de arrugas, la suaviza, la hidrata suprimiendo la resequedad y regenera. Asimismo, tonifica los músculos, favorece la activación de diversos procesos digestivos, evita la retención de líquidos y funciona como un estimulante energético de todo el cuerpo ideal.

 

Los Orígenes  

Dicen que es el Masaje Balinés un regalo de los Dioses, y ¿quién lo cuestionaría después de sus extraordinarios efectos terapéuticos sobre nuestro organismo? Pero, ¿de qué Dioses estaríamos hablando? Para conocer algo más sobre el Masaje Tradicional Balinés deberemos profundizar en los orígenes de esta maravillosa técnica. Para ello, y de nuevo con el permiso y el poder de nuestra maravillosa y sofisticada mente, nos trasladaremos a la afortunada y paradisíaca Isla de Bali, y es obvio que, para poder intentar comprender a un pueblo, deberemos, libres de prejuicios y condicionamientos, conocer sus raíces, su cultura, su arte, su música, sus tradiciones y celebraciones, su alma máter, que no es otra que La India en el caso de Bali.

Situada en el continente asiático y perteneciente a la República de Indonesia, se encuentra la Isla de Bali, bañada directa e indirectamente por los océanos Índico y Pacífico y los mares de Java, Flores y el mar de Bali, y con una temperatura media anual de 30 grados centígrados.Es la única isla en la que aún se conservan intactas las raíces y tradiciones budistas e hindúes, pues son de mayoría musulmana el resto de las ínsulas que componen el grupo de islas menores de la Sonda; es pues Bali una curiosa y privilegiada excepción que, además, con sus idílicas playas, sus numerosos volcanes, tres de ellos aún en activo, sus maravillosas selvas y densas junglas y sus majestuosas, enigmáticas y equilibradas edificaciones y construcciones, hacen que este afortunado enclave geográfico sea patrimonio de la Naturaleza y que haya sido denominado por sus habitantes y por la más antigua tradición como la Isla de los Dioses.Todos los templos, numerosísimos por cierto, y denominados Pura, entre los que destaca el consagrado al Dios Supremo, Sang Hyang Widi Wasa, se encuentran presididos por la estatua de la Tortuga y los dos dragones, que según la tradición, representan la creación del Mundo.

En estas tierras, cargadas de tradiciones y a las que sus gentes se hallan ligadas de una manera tan íntima y especial, pronunciar la palabra masaje es sinónimo de medicina, medicina tradicional indonesa como era de esperar, y es que como heredera directa, que lo es, de las más antiguas tradiciones hindúes, las gentes de Bali cuentan con su propio sistema de medicina tradicional, el Jamu, incluyendo el masaje como una de las técnicas curativas a aplicar.

Debemos de tener muy en cuenta, que Jamu es a Bali y a Indonesia como Ayurveda lo es a La India.Teniendo en cuenta los textos más antiguos, ya se practicaba hace más de cinco mil años, lo que hoy conocemos como Ayurveda, el conocimiento o ciencia de la vida, y al parecer, los hombres debemos de agradecer la transmisión de las técnicas curativas y del arte del masaje, al Avatar del Dios Vishnú, conocido como Dhanu Antari, Dhanuan Tari o Dhanwantari, el médico de los dioses, y de sobra ya sabemos cuál es la Isla de los Dioses y de los masajes, ¿verdad?...Los masajes son como la cultura, la música, el arte, las verdaderas creencias y las medicinas tradicionales. Todas parten de la misma base, para después, cada una de ellas desarrollarse con sus especiales particularidades, tradiciones y revelaciones. Sanar es la base, diferentes las técnicas y manifestaciones.

Antiguamente se distinguía entre el Masaje Balinés y el Javanés, caracterizándose el Balinés por ser más enérgico, realizándose con una presión media-alta y siempre llevado a cabo por un hombre, frente al Javanés realizado siempre por una mujer, con una presión media-baja y con fines más relajantes y estéticos; hoy en día las dos tendencias se han unificado y es indiferente que sea aplicado por un hombre o por una mujer.

Las escuelas son numerosas y los protocolos pueden variar de unas a otras, dependiendo de las influencias que hayan recibido, ya sean éstas hindúes, árabes, occidentales, thailandesas o chinas, pero sin perder en ningún momento la inconfundible esencia balinesa; prueba de ello lo refleja su lema nacional, Bhinneka Tunggall Ika, Unidad en la Diversidad.La palabra indonesa para masaje es pijat y a los que realizan el masaje se les denomina pijit, y si hablamos de los dukun, nos estamos refiriendo a los curanderos que elaboran recetan y aplican medicinas y remedios tradicionales a base de plantas curativas y de hierbas medicinales, elaborándolas de una forma totalmente artesanal, y transmitiéndose todo este conocimiento y tradición de padres a hijos, de generación en generación. Esto es Jamu en estado puro.Hemos de agradecer que, en estos tiempos, en los que todo ha transcendido y ya casi nada es oculto, no es necesario viajar hasta Bali para poder recibir un auténtico Masaje Tradicional Balinés e igualmente beneficiarnos de los curativos y poderosos efectos de los remedios herbales balineses y orientales en general, cada día más presentes en nuestro mundo occidental.

Cuenta la leyenda, de acuerdo con la mitología indonesa, que fue la diosa Laksmi, la de los cuatro brazos y diosa de la belleza, la que instruyó a este pueblo en las artes del masaje, de ahí el legado del maravilloso e inigualable Masaje Balinés a cuatro manos.Y es de suma importancia, con independencia de que el masaje sea aplicado a dos o a cuatro manos, que para su realización utilicemos los mejores aromas, inciensos y aceites esenciales, ya sean de Jazmín, Salvia, Lavanda y Canela o Sándalo, cuidando en extremo hasta el más mínimo detalle: luz, temperatura, limpieza, ambiente, sonidos…

Es así como conseguiremos que el paciente se beneficie por completo de los numerosos efectos sanadores y terapéuticos del auténtico Masaje Tradicional Balinés, entre los que cabe destacar que es un excelente remedio contra el insomnio, ayudando a conciliar el sueño; muy beneficioso en casos de ansiedad, agotamiento e hiperactividad; además de favorecer la correcta circulación sanguínea; y de ser de indispensable ayuda en los tratamientos adelgazantes, especialmente indicado en celulitis y acumulos de grasa, favoreciendo la reabsorción de las mismas; suprime el estrés y relaja los músculos; tonifica la piel retardando el envejecimiento y la aparición de arrugas; y si además, lo que pretendemos es que el paciente pueda alcanzar una experiencia casi mística, no podemos olvidar incluir el ritual del baño de pies, que según la tradición deberá de hacerse arrodillado ante el paciente como muestra máxima de respeto, ¿qué más se puede pedir?... Bali es una de las más bellas islas del Mundo, con algunos de los mejores hoteles del Mundo y depositaria de uno de los mejores masajes del Mundo: el Masaje Tradicional Balinés. Y es éste, una perfecta coreografía en la que el terapeuta a través de movimientos suaves, acompasados y profundos, baila con sus manos sobre el cuerpo del paciente para liberarle por completo, y así ha venido siendo durante miles de años.

En Indonesia se encuentran algunos de los Spas más reconocidos del mundo. Sus masajes, exfoliantes, emplastos, saunas, baños, cuidados de la piel, tratamientos faciales y en general todas aquellas técnicas que ayudan a mejorar el estado interior y exterior del individuo se vienen utilizando desde hace siglos. El talento, la observación del entorno, el respeto por la naturaleza y los seres vivos, la sutileza de los movimientos y la integración de todos los sentidos a los tratamientos hacen que los profesionales del sudeste asiático sean un referente y un ejemplo de actitud y profesionalismo.

Los balineses afirman que la madre naturaleza cubre todas sus necesidades a lo largo de su vida y que al igual que les alimenta les puede curar de forma natural con remedios herbales, meditación o masaje. Su concepto de enfermedad no se limita tanto a factores externos sino que piensan que en muchas ocasiones es provocada por algún desequilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu. Los fundamentos del masaje balinés están fuertemente influenciados por su situación geográfica, por las múltiples influencias de sus colonizadores y países vecinos, y por sus propias raíces culturales. Bali no es la isla más grande de Indonesia pero sí es una de las más importantes del país. Es llamada “la isla de los dioses” y en ella destacan sus blancas y extensas playas y su riqueza de flora y fauna.

Se dice que el masaje balinés tiene su origen en la medicina ayurvédica hindú, relacionada a su vez con la medicina tradicional china. Como los balineses saben apreciar la belleza que les rodea y son conocedores del poder de los sentidos, en Bali se trata la piel a base de maniobras sutiles, suaves y cálidas; los músculos se alivian y relajan a base de presiones, frotaciones, estiramientos y percusiones; el aroma a aceites esenciales y florales deleita el olfato; la vista se relaja y se recrea gracias a la armonía de los múltiples colores que desprende la naturaleza que los rodea; los suaves sonidos del bosque, del mar o del agua de un riachuelo susurran agradables melodías y los exquisitos cocteles naturales, jugos e infusiones de té estimulan el paladar. Este ambiente armónico y equilibrado permite que los cinco sentidos proporcionen una experiencia sensorial única. La omisión de estas consideraciones no sólo puede empeorar la calidad del tratamiento sino que puede repercutir negativamente sobre la estimulación de los sentidos, alterando al cliente, creando una energía negativa en el entorno y anulando los efectos positivos del masaje.

Se recomienda no utilizar nunca a la hora de aplicar la técnica de masaje balinés aromas penetrantes que distraigan, e incluso mareen, o en lugar de relajar, estimulen; colores estridentes como el rojo, negro o naranja ya que no favorecen la relajación y desatan agresividad; materiales sintéticos como plásticos o PVC porque no son recomendables para la piel; luz artificial amarilla o que incida en los ojos porque tampoco favorece el confort que se busca o sonidos fuertes que provoquen ansiedad o impidan la concentración tanto del profesional como del cliente. Para una experiencia sensorial planamente satisfactoria el olor, la vista, el oído y el gusto son tan importantes como el tacto.

Técnica

Se trata la piel a base de maniobras sutiles, suaves y cálidas; los músculos se alivian y relajan a base de presiones, frotaciones, estiramientos y percusiones; el aroma a aceites esenciales y florales deleita el olfato; la vista se relaja y se recrea gracias a la armonía de los múltiples colores que desprende la naturaleza que los rodea; los suaves sonidos del bosque, del mar o del agua de un riachuelo susurran agradables melodías y los exquisitos cócteles naturales, jugos e infusiones de té estimulan el paladar. Este ambiente armónico y equilibrado permite que los cinco sentidos proporcionen una experiencia sensorial única. La omisión de estas consideraciones no sólo puede empeorar la calidad del tratamiento sino que puede repercutir negativamente sobre la estimulación de los sentidos, alterando al receptor, creando una energía negativa en el entorno y anulando los efectos positivos del masaje.

 

 

Duración de la sesión

La duración del masaje dependerá del criterio de cada profesional, del número de repeticiones de cada maniobra, del ritmo de éstas y de la intención del masaje. Como norma general, el masaje suele durar entre una hora y una hora y cuarto, si se suma a este tiempo la recepción del cliente, el tiempo que emplea en el vestidor, el baño de pies, el masaje y la despedida, la sesión puede durar hasta dos horas. Aunque es recomendable, no es necesario realizar todos los pasos del masaje, de modo que se podrá actuar exclusivamente sobre las zonas que más interesen, por ejemplo, masaje de espalda y cuello. En estos casos la duración del masaje variará dependiendo de las zonas tratadas.

El número de sesiones que se recomiendan al cliente también varía mucho según el objetivo del masaje. En caso de que los fines sean estéticos no se puede hablar de un número exacto, pero lo que sí está claro es que los beneficios no son completamente evidentes en una sola sesión, su efectividad no es absoluta y menos aún si se pretende que ésta perdure en el tiempo. Como tratamiento enfocado al bienestar y al rejuvenecimiento, se recomienda una periodicidad en su aplicación que no supere el mes de intervalo entre una y otra sesión. Si por el contrario lo que se quiere es potenciar sus propiedades curativas, aunque el número de aplicaciones variará en función del estado del cliente, se aumentará su periodicidad, recomendando que se hagan aplicaciones diarias o a intervalos no superiores a una semana, durante no menos de 10 sesiones. El masaje balinés tiene múltiples beneficios y se podrá hacer con diversas finalidades pero hay una que sobresale por encima de todas: conseguir la relajación física y mental.

El masaje balinés ayuda a conciliar el sueño, por eso es muy positivo como complemento en terapias para el insomnio o alteraciones del sueño. Disminuye el estrés, cefaleas y jaquecas tensionales; favorece la hidratación de la mucosa ocular y nasal, por lo cual alivia la sequedad y el enrojecimiento de los ojos y la nariz; mejora la atención y la concentración; relaja la musculatura de todo el cuerpo; alivia el dolor, elimina la sensación de pesadez y hace que los movimientos sean más armónicos; en tratamientos adelgazantes favorece la reabsorción de grasas y la disminución de la celulitis; disminuye la profundidad de las líneas de expresión y retarda la aparición de arrugas; da tersura y suavidad a la piel, elimina la sequedad y descamación; tonifica los músculos, por lo que también se recomienda en programas de rejuvenecimiento, adelgazamiento y posparto; favorece la activación de los procesos digestivos, la diuresis (evita la retención de líquidos, por eso se recomienda en tratamientos adelgazantes) y alivia el estreñimiento; ayuda a reabsorber los líquidos y a circular la sangre, por lo que se aplica en problemas de piernas cansadas, edemas y várices (sin riesgo de trombosis); hidrata y fortalece las uñas; estimula la absorción de vitaminas y nutrientes, lo cual aporta salud y vitalidad; rejuvenece y es un estimulante energético.

 Objetivo

El masaje balinés tiene múltiples beneficios y se podrá hacer con diversas finalidades pero hay una que sobresale por encima de todas: conseguir la relajación física y mental.

LA CARACTERÍSTICA FUNDAMENTAL DEL MASAJE BALINÉS ES SU EFICAZ Y PODEROSO EFECTO RELAJANTE, TERAPÉUTICO Y SANADOR

Con tan sólo pronunciar la palabra masaje, nuestra mente, la que tanto nos exige y condiciona a diario, permite que por un momento, nos imaginemos tumbados sobre una camilla entregándonos casi por completo a las expertas manos de un buen masajista. Y puestos a imaginar, imagínense, que después de la palabra masaje añadimos una de las más pronunciadas y solicitadas en el mundo de la Estética, la Belleza y el Spa…Pues sí, seguro que han acertado, la palabra es Balinés, Masaje Balinés. Ahora sí que nuestra mente se abandona totalmente y por completo; ahora nos permite soñar, imaginar e incluso viajar al mundo de las más sutiles sensaciones, del auténtico bienestar y del más absoluto y profundo relax.

Es curiosa la asociación que habitualmente se viene haciendo del Masaje Balinés, con una bella joven oriental de pelo largo cubierto de flores tropicales, con exquisita piel de seda, tumbada entre palmeras y disfrutando de un auténtico y tradicional Masaje Balinés, pero el Masaje Balinés no es eso… el masaje Balinés es mucho más.Si por algo se caracteriza el auténtico Masaje Tradicional Balinés no es tan sólo por lo que pudiera sugerirnos una idílica y casi etérica imagen comercial. La característica fundamental del Masaje Balinés es su eficaz y poderoso efecto relajante, terapéutico y sanador.

Su exclusivo protocolo, hace de esta técnica de masaje, con largos, suaves y acompasados movimientos, realizados con una presión media, una de las más poderosas y eficaces técnicas manuales que existen para poder tratar el cuerpo humano en todos sus aspectos de una manera integral, llegando aún más allá.

Además de deshacer las habituales contracturas y liberarnos de todo tipo de sobrecargas musculares, gracias al Masaje Balinés, podremos liberarnos igualmente de antiguas tensiones y registros mentales, psicológicos y emocionales que, somatizados en forma de nudos o bloqueos, tanto físicos como energéticos, menoscaban tan a menudo nuestra cada vez más apreciada calidad de vida.

Para ello, las expertas manos del terapeuta, recorrerán de la forma más correcta y adecuada los canales por los que circula la energía en nuestro organismo, actuando sobre lo que se ve y sobre lo que habitualmente no se ve. Siendo esto lo que le hace tan exclusivo y especial al Masaje Tradicional Balinés y que, dependiendo de la cultura o del país en el que nos encontremos, recibirán distintas denominaciones, tales como, srotas, líneas sen, nadis, meridianos, puntos marma, o lo que habitualmente nosotros conocemos y denominamos como líneas energéticas, deshaciendo así cualquier tipo de bloqueo, sea del tipo que sea, crónico o profundo, simple o superficial.

Por lo tanto, no es de extrañar que después de recibir un auténtico Masaje Tradicional Balinés, los pacientes queden sumidos en un especial estado de trance, a caballo entre este mundo y al que esta sublime técnica nos consigue trasladar, sin faltar los que quedan plácidamente dormidos, entregados por completo a un profundo estado de relajación total.

 Postura del profesional

La postura correcta del profesional proporciona equilibrio, movilidad, control de la fuerza, asegura la correcta aplicación de la técnica y por lo tanto la efectividad del masaje, entre otras cosas porque la fuerza nunca o casi nunca se ejerce desde el mismo lugar desde donde se aplica, es decir, si se aplica la fuerza con las palmas de la manos, esta fuerza procede de los antebrazos y a su vez del propio peso del cuerpo. Una postura correcta es imprescindible si se quieren evitar trastornos. La ergonomía en el trabajo es fundamental y especialmente en aquellos que requieren de un esfuerzo físico constante. Dentro del ámbito de los fisioterapeutas, masajistas, esteticistas, etc., son muy comunes los problemas de columna vertebral y las tendinitis de dedos, muñecas, codos y hombros. 

 

Maniobras

En la mayoría de los spas y centros de masaje la presión que se utiliza es suave media porque los fines son generalmente relajantes o estéticos. Como norma general y tomando como referencia las escuelas más importantes de Bali, las maniobras del masaje balinés incluyen roce superficial, presión (de índices, pulgares y palmar), squeeze (presión dinámica que se realiza sobre los miembros y con la mano en forma de garra), frotación (palmar, palmar enfrentada, de pulgares, nudillar, de índices, de palmas rápidas, circular de pulgar, circular de dedos, en pinza, en aro y de talones de las manos), movilización, percusión, crabbing (combinación de percusión con frotación), estiramiento muscular, amasamiento, tracción y skin rolling. 

 

 

Contraindicaciones

Aunque la finalidad con la que se aplica el masaje es casi siempre estética, es importante conocer que, en determinados casos, su aplicación puede resultar perniciosa para la salud. Bastará con hacer un breve interrogatorio al cliente y un primer contacto visual para conocer si sufre problemas cardiacos, está en tratamiento oncológico, tiene problemas cutáneos como acné purulento o psoriasis, fiebre o infección de algún tipo, heridas abiertas, fracturas o lesiones traumatológicas. En todos estos casos y bajo ningún concepto se aplicará el masaje.

 Precauciones 

Existen otros casos en los que se limita la capacidad de actuar o se está obligado a tener un especial cuidado, por ejemplo:

Si el cliente tiene la presión baja corre el riesgo de sufrir mareos o desvanecimientos, en este caso hay que evitar que el entorno sea muy cálido y una vez terminado el masaje hay que aplicar una toalla húmeda sobre el cuello o sobre la cabeza. Hay que prestar especial atención a la hora de levantarlo de la camilla.

Si tiene problemas óseos como osteoporosis, hernias discales, etc., se disminuirá la presión de las maniobras.+ En personas con problemas cervicales se evitará la maniobra de tracción cervical.+ No presionar o hacerlo con extrema suavidad sobre los plexos vasculares importantes como el de la cara anterior del cuello, axilas, cara anterior del codo, ingle y hueco poplíteo.